Skip to content

¿Qué es una hipoteca de tasa fija?

Laura García Lima 21/12/20 11:36

Una hipoteca de tasa fija es un crédito hipotecario en el que la tasa de interés no cambia durante la vigencia del crédito. Estas hipotecas son ideales para los prestatarios que desean fijar su tasa de interés y saber siempre cuál será su pago mensual y cuánto interés pagarán durante la duración del mismo.

Calcula tu crédito

hipoteca-tasa-fija | Credimejora

Las hipotecas de tasa fija son uno de los tipos más comunes de préstamos inmobiliarios, junto con las hipotecas de tasa ajustable, que pueden sufrir cambios en las tasas de interés con el tiempo. Los préstamos de tasa fija cobran la misma tasa de interés durante todo el plazo del préstamo. Y, como hipotecas, estos préstamos están respaldados por su propiedad, que su prestamista puede embargar en caso de no cumplir con el pago. Las hipotecas de tasa fija son créditos comunes para financiar viviendas y propiedades comerciales.

El uso de una hipoteca de tasa fija comienza con una solicitud de crédito hipotecario. Estos son los pasos:

  • Después de decidir que necesitas un crédito hipotecario, elije un bróker hipotecario como Credimejora, con el cual puedes hacer una precalificación para calcular tu crédito.
  • Si calificas para un crédito y cuando vayas a presentar la solicitud, debes indicar que estás interesado en un crédito de tasa fija.
  • A menudo, cuando ofrecen un préstamo de tasa fija, las entidades financieras lo hacen con múltiples opciones de tasa, con tasas que bajan a medida que pagas más por adelantado para asegurar el crédito. Tendrás que elegir la mejor opción para ti.

Hipoteca-tasa-fijaUna vez que te hayan otorgado el crédito hipotecario, realizarás los pagos programados regularmente, generalmente el pago es mensual. Por cada pago que realices, una parte cubrirá los intereses que se devenguen entre pagos y el resto se destinará al capital de la hipoteca. En los primeros años de tu hipoteca, una mayor parte de cada pago se destina a intereses, mientras que, en pagos posteriores, la mayor parte se destina al capital.

Cada hipoteca de tasa fija tiene una tasa de interés establecida, un calendario de pagos y un plazo determinado. Por ejemplo, un préstamo hipotecario podría estar al 3,75% durante 30 años con pagos mensuales. Un préstamo de propiedad comercial puede estar al 5% durante 15 años con pagos trimestrales. En cualquier caso, con un préstamo a tasa fija, la entidad financiera que te dio el crédito sabrá exactamente cuál es tu pago durante todo el plazo del préstamo.

Normalmente, si pagas más de lo requerido en un mes determinado, ese dinero adicional se destinará directamente al capital pendiente de tu crédito.

Las hipotecas de tasa fija suelen tener una duración entre 10 y 30 años, los plazos más habituales son 10, 15 y 30 años. Hay algunos créditos con plazos más cortos o más largos, aunque puede ser difícil encontrar préstamos más largos.

Los créditos a largo plazo generalmente requieren pagos más bajos que los créditos a corto plazo porque los pagos del principal están distribuidos. Sin embargo, las tasas de interés suelen ser un poco más altas para los préstamos a más largo plazo porque las probabilidades de incumplimiento son ligeramente más altas.

Es posible que desees obtener una hipoteca a corto plazo para:

  • Pagar el crédito más rápido
  • Ahorrar dinero en el interés total
  • Calificar para una tarifa más baja

Si bien, los créditos a corto plazo pueden tener grandes ventajas, es posible que desees un préstamo a más largo plazo si pretendes hacer pagos más bajos. O quizás desees tener la flexibilidad de realizar pagos adicionales cada mes (cuando puedas) que cuenten directamente al capital de tu crédito.

Calcula tu crédito

Deja un comentario